Régimen Interno

El siguiente texto es un breve resumen de nuestra política disciplinaria.
Esta política disciplinaria está sujeta a una constante revisión y actualización y se encuentra a disposición de todos en nuestro centro educativo.
Nuestro objetivo principal es crear un ambiente cálido y acogedor en donde las relaciones interpersonales se basen en el respeto y el desarrollo positivo de la autoestima de cada niño.
Para todo el personal de O Castro International British School es de suma importancia el que todos los miembros de la comunidad educativa muestren un comportamiento adecuado, contribuyendo así de manera fundamental a la educación de nuestros alumnos, a su felicidad y a su bienestar integral.
Todos nuestros alumnos tienen derecho a desarrollar su potencial, sentirse seguros y ser felices.
Las normas o códigos de conducta son esenciales para el mantenimiento de los derechos individuales. Las normas escolares son de aplicación en tres ámbitos: El colegio, las clases y los patios de recreo.
Nuestros alumnos tienen que responsabilizarse en el cumplimiento del reglamento escolar para garantizar así sus derechos.
El incumplimiento voluntario del reglamento escolar conlleva consecuencias que nuestros alumnos deben de afrontar, entendiendo que tienen libertad para elegir y obligación de responsabilizarse de sus acciones.
Alumnos y profesores trabajan conjuntamente para establecer la “Carta de Derechos y Deberes” del alumnado y elaborar los códigos de conducta aceptables en todas las dependencias escolares.

En O Castro International British School animamos a nuestro alumnado a:

  • Esforzarse para alcanzar su potencial máximo.
  • Ser respetuoso y educado en sus relaciones con los demás miembros de la comunidad escolar.
  • Respetar al colegio, sus dependencias así como a los demás y todas sus pertenencias.
  • Ser servicial.
  • Pedir ayuda o comunicar a cualquier profesor sus problemas.
  • Aceptar la responsabilidad de sus acciones.

Los alumnos aprenden lo que es un comportamiento inaceptable y son conscientes de las consecuencias de romper las reglas. Los problemas de conducta leves se resuelven en el aula. Las faltas graves requieren la intervención del Head teacher u otro miembro del equipo directivo.

 

Las conductas no aceptables y de probada reincidencia serán tratadas de la siguiente forma:

  • Compromiso padres – centro para llevar a cabo un programa de modificación y mejora de conductas negativas. Intervención de un organismo externo – como puede ser el psicólogo del colegio. En casos extremos, el Head teacher puede decidir que sea necesario un período de exclusión, dentro o fuera de la escuela.
  • La política disciplinaria de nuestro centro se basa en un sistema de recompensas y sanciones.
  • El comportamiento positivo dentro y fuera del aula se ve recompensado, motivando a los alumnos para que persistan en su comportamiento.
  • El colegio trabajará conjuntamente con padres / tutores, ayudando a modificar comportamientos erróneos, mediante programas de aplicación sistemática en el hogar y en el centro.

Para mayor información pueden consultar la política disciplinaria de nuestro centro.